A veces siento que volveré. Que llegaré con una mochila llena de anécdotas.

A veces siento que volveré y que contaré todas las historias que he vivido.

Es como un viaje con pasaje de vuelta. 

A veces siento que volveré a la misma casa y que todos se sentarán y esucharán mis cuentos.

Contaré que siempre tuve paciencia, que hice lo que debía en el momento indicado, que he sido envidiado y hasta daré ejemplos sobre eso.

A veces siento que volveré, que leeré el Listín Diario en el comedor de la casa, que iré a jugar béisbol a la calle con pelotas de tenis después de que acabe El Chavo Del 8. Que manejaré por la Zona Colonial con seguridad y que al otro día me juntaré con amistades en una de las plazas comerciales de la Churchill. 

A veces siento que volveré y reflexionaré sobre todo esto, como si fuese un sueño, que no ha ocurrido.