Por: Carlos Maxwell

Aún que es muy nuevo este tema del regreso de Lebron James a Cleveland, puedo hablar más claramente de lo que es para muchos “degradarse” en busca de la paz.

“Dejó a Miami por Cleveland,” -gritan algunos sorprendidos por la diferencia que tienen estas ciudades. Aunque Miami es una bonita ciudad, con un clima envidiable y donde puedes tener una buena calidad de vida y más cuando tienes mucho dinero, lo importante es sentirse en paz. Lebron se sentirá en paz y eso es lo que importa.

Lo mismo a veces pasa con los canales de televisión locales. Uno quiere seguir creciendo a nivel profesional y he visto colegas que dejan grandes mercados para irse a otro pequeños. ¿Por qué? Porque les es da paz. Y los entiendo.

Aunque un mercado más grande signifique más dinero, mayor status, más exposición; no significa que te de paz interior en la misma proporción.

Tengo que admitir que me ha sorprendido cuando algunos colegas han tomado esa decisión de dejar un mercado mayor por uno más pequeño. Pero con el tiempo he ido entiendo ciertas cosas.

En mercados pequeños hay menos gente trabajando, lo que hace que el trabajo sea más efectivo. Muchas veces “menos es más” y eso se aplica en este caso.

En mercados “pequeños” cada individuo hace más y la epidemia de “seguro lo hace otro” o “eso no me toca a mí” no contagia porque no existe. Cada quien hace más y mejor.

En mercados pequeños cada individuo tiene más control en su área porque hay menos parafernalia corporativa y menos correos electrónicos sin sentido.

Se gana menos pero se trabaja mejor, estás menos expuesto pero tienes control, quizás te dé menos status para los ojos de algunos pero te da paz. Y la paz es lo importante.

La paz no es negociable y mucho menos cuando se trata del día a día de tu vida.

http://www.twitter.com/CarlosMaxwell