Por: Carlos Maxwell

No ando en ésos malos negocios de venganza, que siempre dejan nada. Es mejor ser genuino y claro.

Si se sufre, se sufre. Si se quiere a alguien, pues se le quiere y punto. No hay que buscarle “la quinta pata al gato.”

La venganza es un veneno que mata lento. Te suicida sin darte cuenta. Es como llevarte las medias sin quitarte los zapatos.

El talento de cada quien en lo suyo, manifestar lo que se siente sin miedo y el no analizar tanto las cosas te lleva lejos. A estar a otro nivel.

Ser genuino es vivir la vida, es desarmar a la insensatez y es llegar a tu destino real.

El destino que te espera y te eleva a otro nivel. Un nivel y un lugar donde impera la transparencia, el amor y el que “todo caiga por su propio peso.”

Ser genuino da paz. Y la paz no se negocia.

http://www.twitter.com/CarlosMaxwell