Por: Carlos Maxwell

En diferentes ocasiones amigos o allegados de amigos, me han hablado de sus deseos de venir a vivir a Estados Unidos. Algunos trabajan en mi rama, que es la comunicación y otros no. Cuando me preguntan de mi punto de vista y también en cómo les puedo ayudar; les explico de los procesos y de cómo ha sido mi experiencia en suelo estadounidense.

Lo que me sigue sorprendiendo, es que cómo la mayoría de éstas personas, no quieren entender de los procesos para aplicar a los trabajos en Estados Unidos. Desean que todo sea como en sus países de origen y no lo es.

He trabajado en dos empresas en Estados Unidos en el mundo de la televisión. Primero en Univision en Arizona y desde hace 7 años en Telemundo en Miami. En ambos lugares llené la aplicación por internet y mandé mi “demo”. Lo hice sin conocer a persona alguna y sin alguien que “me diera un empujón.” Todo fue por mí mismo. En ambos lugares me pagaron boleto aéreo, me entrevistaron y luego me contrataron. Así, siguiendo las normas. No es que fue fácil, me tomó un año el proceso de aplicar a distintos lugares hasta que me contrataran.

Lo que quiero dejar claro es que el proceso “legal” funciona. Que no hay que hacer “marañas” por la izquierda. En mi natal República Dominicana entré a los medios gracias a mi amigo de infancia José Antonio Mena y a su padre. Ellos me dieron la oportunidad en los lugares que trabajaban. Ya de ahí seguí creciendo por cuenta propia. Siempre estaré muy agradecido de ellos.

No es que todo sea “blanco o negro.” Pero en USA hay ciertas leyes que hay que seguir. Por ejemplo: siempre se debe aplicar por internet. No importa si usted conoce al dueño del lugar, ésas son las normas. Pero hay gente que lo quiere hacer todo de otra manera y no se ayudan a sí mismos.

También conozco personas que son muy exitosas en sus países de origen. Y aunque tienen la oportunidad de seguir creciendo en profesionalmente en Estados Unidos, deciden quedarse porque ya su mentalidad y su forma están conectados al lugar que viven. Son personas que nunca podrían vivir en Estados Unidos porque su mente, su idiosincracia, su forma de actuar, es como en sus países. En muchos casos, las cosas “por la izquierda.”

A veces me causa hasta risa, cuando algunas personas me dicen que desean irse a vivir a ciertos países cuando ni siquiera han viajado al mismo. Se crean una cosa en su cabeza que puede estar muy apartada de la realidad. Uno primero tiene que ir a un lugar, conocerlo, informarse y luego tomar una decisión de esa envergadura. Si uno solo va a estudiar, ahí es diferente. Pero para buscar trabajo y hacer una vida ya es otra situación.

En otras ocasiones me da pena que algunas personas desean que familiares o amigos, vengan a vivir por ejemplo a Estados Unidos. Y no se percatan de que ésas personas nunca podrían hacerlo. No porque no tengan la capacidad; sino porque toda su vida han vivido en su país de origen y si vienen a vivir así a la mala, nunca se van a adaptar. Dejar camino real por vereda. Por supuesto que millones de personas se han adaptado por una mejor vida. Pero hay otros que el acento los seguirá delatando, que seguirán añorando estar en casa, que querrán que todo siga haciéndose por la izquierda, que no comprenderán una nueva sociedad. Porque su mente, su corazón, su forma, están en su país. Hasta sería hacerle daño a una persona así convencerle de que por ejemplo, venga a USA. Los ejemplos pueden darse, por supuesto, con diferentes países.

Hay millones de personas que han sido arquitectas de su propio destino adaptándose a un país que no es el de ellos. Pero muchos otros, nunca podrán hacer el cambio. No los juzgo. Eso no quiere decir que estén mal; solo que nunca se podrán ir de su país. Nunca se podrán adaptar a otro lugar. Simplemente sus mentes, sus corazones, su actitud, todo; está acorde con sus países de origen. Y eso no lo hace cambiar, ni el conseguir, un permiso de viajar.

http://www.twitter.com/CarlosMaxwell