Hay gente que vive del recuerdo. Solo hablan de sus logros del pasado. Viven ahí, en el ayer. Porque en el presente no tienen algo que exhibir. Y parece que para el futuro, tampoco tendrán.