Por: Carlos Maxwell

Hay quienes tienen la superstición de que dónde estés cuando el reloj marque las 12 de la medianoche, definirá lo que será el año nuevo para uno. Total equivocación. Eso significaría que casi toda la humanidad estaría borracha y haciendo locuras todo el año. Cosa imposible.

Sea el 31 de diciembre, el 24 del mismo mes o cualquier otro día; el sol se pondrá por el oeste y en la mañana siguiente saldrá por el este como cualquier otro día.

Lo que hace que un día sea diferente está en nuestras cabezas, en nuestras tradiciones, en el designio de la sociedad que nos lleva a seguir al pie de la letra ciertos comportamientos para quedar bien.

Pocos tienen las agallas y los pantalones de hacer lo que realmente desean.

No importa la fecha. El sol será el mismo, las estrellas estarán ahí y nuestro cerebro también. Él nos puede llevar a hacer lo que realmente queremos; no importa la fecha. “Wake up.”

http://www.twitter.com/CarlosMaxwell