Antoni 1Por: Carlos Maxwell

Mike D’Antoni es un buen coach. El entrenador de los Lakers siempre ha sido criticado por diferentes razones. Unos dicen que “nunca ha ganado algo”, otros que a él no le gusta que los equipos que dirige jueguen defensa (y hasta le han apodado ‘NoDantoni’) y hay hasta quienes dicen que su sistema (de juego ofensivo rápido) solo funciona en Italia.

En la NBA, D’Antoni nunca ha sido campeón; pero eso no le quita méritos. Tampoco han sido campeones ni Jerry Sloan ni George Karl y también han sido excelentes entrenadores. En cuanto a que sus equipos “no jueguen defensa” eso no es tan blanco y negro. Como a los conjuntos que D’Antoni dirige le anotan muchos puntos, analistas y fanáticos relacionan eso con “mala defensa.” Pero no es el caso. El estilo de juego de D’Antoni es rápido y eso hace que los equipos contrarios anotan más puntos porque tienen más posesiones. Por ejemplo, cuando dirigió Phoenix del 2004 al 2008, el equipo estuvo en los lugares 17, 16, 13 y 16 respectivamente en cuanto a defensa se refiere. Eso es estar entre los quintetos “promedio” tomando en cuenta que hay 30 equipos.

Y de que su sistema funciona en Italia; eso es CORRECTO. En su segunda patria, D’Antoni se convirtió en el máximo anotador de la historia del Olimpia Milano. Con ese club, ganó 5 títulos de liga, 2 campeonatos de la Euroleague, 2 Copas de Italia, 1 Copa Korac y una Copa Intercontinental. D’Antoni, hasta fue seleccionado para jugar con el equipo nacional de Italia en el Campeonato Europeo de 1989. En 1990 fue elegido como el mejor armador de todos los tiempos.

Antoni Italia

Como head coach, dirigió al Milán de 1990 a 1994 y los llevó a que estuvieran entre los 4 finalistas del campeonato europeo en 1992 y a la copa Korac en el 93. Luego estuvo al mando del Benetton Treviso de 1994 a 1997. Con ese equipo, obtuvo la Copa de Europa y la Copa Italia en 1995 y logró el Campeonato Nacional de la temporada 1996-97. En cada año que D’Antoni dirigió en Italia, su equipo asistió a los playoffs y en dos ocasiones ganó el premio de mejor entrenador. En el 2001, él volvió a tomar las riendas del Benetton Trevisto y los llevó a terminar con un récord de 28-8 y con el título de la liga. También estuvieron entre los “mejores 4” de la Euroleague en el 2002.

Como ven, es correcto que su sistema ha funcionado a la perfección en Italia; tanto como jugador como entrenador. Pero es incorrecto decir que solo funciona allá. Vamos a la NBA.

D’Antoni fue seleccionado como el Coach del Año en la temporada 2004-05 después que llevó a los Phoenix Suns a terminar con una impresionante marca de 62 victorias y apenas 20 derrotas. Bajo su mando, los Suns ganaron la división del pacífico en 3 años consecutivos y quedaron en el segundo lugar en la campaña 2007-08.

Mike D'Antoni y Steve Nash cuando estaban con Phoenix
Mike D’Antoni y Steve Nash cuando estaban con Phoenix

Con su sistema, Steve Nash ganó 2 veces el premio de Jugador Más Valioso y ayudó a que jugadores como Boris Diaw, Raja Bell, Shawn Marion, Amar’e Stoudemire y Joe Johnson explotaran su potencial. Algunos de ellos ya no son tan buenos jugadores desde que se fueron de su lado. D’Antoni sabe sacar los puntos fuertes de los jugadores y los hace mejores. Un gran ejemplo de eso es Jeremy Lin. El chico de Harvard, que ningún equipo reclutó y que gracias a D’Antoni se convirtió en una gran estrella en los Knicks. Luego obtuvo un gran contrato por parte de los Houston Rockets. Hay quienes hasta bromean al decir que Lin le debería dar a D’Antoni la mitad de lo que gana.

D'Antoni con Jeremy Lin.
D’Antoni con Jeremy Lin.

Muchas personas sienten cierta apatía hacia D’Antoni por el tiempo que estuvo en los Knicks de Nueva York. Ese es un mercado que demanda mucho y la prensa es muy fuerte. En realidad en Nueva York no le dieron el tiempo para desarrollar su sistema. Le cambiaban el roster constantemente y cuando ya tenía las piezas que podían ser buenas para su estilo hicieron el cambio por Carmelo Anthony. Y ahí desbarataron lo que estaba formando. Incluso, cuando Anthony se lesionó, el equipo tuvo una gran racha de 7 victorias al hilo bajo la dirección de D’Antoni y con su nueva estrella Jeremy Lin. Por más que uno le explique a los críticos de D’Antoni sobre su lado positivo, ellos buscarán cualquier pretexto para no darle crédito. Y eso es en gran parte gracias a la “mala prensa” que tuvo en Nueva York.

En cuanto a los Lakers su contratación me pareció certera. Aunque las críticas le siguieron lloviendo hay que tomar en cuenta que las lesiones han estado a la orden del día en el conjunto californiano. Y lesiones a sus principales estrellas. A pesar de eso, el equipo clasificó a la postemporada y bajo su mando tuvieron récord de 40 y 32. Una buena marca tomando en cuenta que tomó las riendas del club cuando la temporada ya había comenzado. O sea, no hubo pretemporada ni preparación previa. Fue así, “a mano limpia.”

Por eso es que quizás tuvo sus discrepancias en cuanto al rol de Pau Gasol en el equipo. Gasol es un gran jugador que ha brillado tanto en la NBA como el plano internacional. Un gran basquetbolista y sobre todo un gran ser humano. Es prácticamente imposible verlo inmerso en un conflicto. Pero tenemos que entender que D’Antoni estaba buscando la manera de acoplar el equipo, de ganar, de instalar su sistema. Y todo es un proceso. Y en el proceso podría haber diferencias con jugadores que son excelentes tanto dentro como fuera de la cancha. Creo que a la larga ellos van a coexistir.

Lo sucedido con los Lakers es una prueba de que Mike D’Antoni es un buen coach. Ganaron 28 de los últimos 40 juegos y se metieron a los playoffs en el séptimo puesto de la Conferencia Oeste. Y para cerrar con broche de oro la temporada regular, vencieron a los Spurs y a los Rockets a pesar de no contar con su principal jugador Kobe Bryant. O sea, D’Antoni hizo y ha hecho los ajustes necesarios. Tal y como lo hace un buen coach.

Antoni 2

Creo que en la próxima temporada los Lakers tendrán un record muy superior al de esta porque D’Antoni tendrá el equipo desde el principio. Y todo es un proceso. Cuando dirigió a los Denver Nuggets por 50 juegos en la campaña 1998-99, tuvo marca de 14 y 36. No le dieron la oportunidad de instalar su sistema. En 61 juegos bajo las riendas de los Suns, tuvo 21 y 40 en el 2003-04. Pero en Phoenix si le dieron la oportunidad y en su primera temporada completa acumuló el 62-20 que dejo a todos con la boca abierta. Fue ahí que un nuevo sistema de juego se empezó a disfrutar en la NBA. Su estilo “uptempo” con Steve Nash en el timón, revolucionó la NBA. Y eso es algo que no se puede ignorar.

No sé hasta dónde llegarán los Lakers en esta postemporada. Las lesiones los han afectado mucho y los integrantes del equipo no han tenido la oportunidad de jugar mucho tiempo de forma conjunta.

Lo que sí está claro es que Mike D’Antoni es un buen coach. Le tapó la boca a sus críticos al llegar a los playoffs. Y de paso, se llevó el premio de mejor entrenador del mes de abril en la Conferencia Oeste. Y eso, ni el más feroz de los críticos, se lo puede quitar.

PS. Muchos consideran, entre los que me incluyo, que el campeonato del 2007 les pertenecía. Perdieron un juego clave en semifinales porque dos de sus jugadores importantes no pudieron participar. Boris Diaw y Amar’e Stoudemire se salieron de la banca cuando Robert Horry le dio un empujón a Steve Nash (como mandando un mensaje.) Al tratar de ir a defenderlo quedaron suspendidos “por ley” del próximo encuentro; el cual perdieron ante los Spurs. Ya luego San Antonio se coronó campeón ante los Cavaliers. Equipo, al que los Suns hubiesen vencido con facilidad. Pero, como dicen por ahí: si me abuela tuviera ruedas, fuera bicicleta.

http://www.twitter.com/carlosmaxwell