Por: Carlos Maxwell

José no quiere tener mascotas en su casa, pero es voluntario en un albergue de animales.

Magdalena ama a su novio, pero a veces desea estar sola en su propio espacio.

Francisco no quiere tener hijos, pero viaja a Kenia una vez al año para ayudar a niños de escasos recursos.

Felicia detesta los aviones, pero no pierde la oportunidad de escaparse fuera de su país al menos dos veces al año para conocer otras costumbres.

Rogelio es pescador, pero no le gusta comer pescado. Vive de la pesca y con ese oficio mantiene a su familia.

Como ven, no todo es norte o sur; también hay centro. No todo es blanco o negro; hay otros colores e infinitas oportunidades, que el mundo y la vida nos brindan.