Por: Carlos Maxwell

A menudo cuando menciono que admiro a algún deportista o político, aparecen amigos que me preguntan: “¿Qué ha ganado ese?” O sea, como queriendo decir que si no ha ganado algún campeonato, o en el caso de un político, que si no ha salido victorioso en una determinante elección, entonces no sirve. Y creo que no es así.

Por ejemplo, soy un gran admirador del estilo de juego del entrenador de baloncesto Mike D’ Antoni. Y entonces ahí salen los “venenosos” y me responden que D’ Antoni no ha ganado un campeonato y que por eso no es buen entrenador. En eso difiero completamente.

D’ Antoni ganó el premio del coach del año con los Phoenix Suns en la temporada 2004-2005 por llevar al equipo a otro nivel. El año anterior el conjunto del desierto solo había ganado 33 juegos y ese año tuvo 62 triunfos. En sus primeras 3 temporadas completas como entrenador, el equipo se quedó con el primer lugar de la división del pacífico y en su cuarto año de segundo. A pesar de todo lo que digan, Mike D’ Antoni si es un buen entrenador.

Lo mismo dicen otros del armador Steve Nash. El basquetbolista no ha ganado un campeonato, pero sin embargo tiene dos premios de “Jugador Más Valioso” y está más que demostrado que hace que sus compañeros de equipo sean mejores gracias a él.

¿Es Norris Cole mejor que Steve Nash porque tiene un anillo de campeón? ¿Es Joel Anthony mejor de lo que fue Charles Barkley porque ganó un título? Y en el caso del beisbol, ¿fue Craig Counsell mejor que Barry Bonds porque estuvo en equipos que ganaron Series Mundiales y Barry Bonds no? Por supuesto que todas las respuestas llevan un “NO”.

En el caso de la política, aunque no soy republicano, compartía mucho las propuestas de los precandidatos Jon Huntsman y Ron Paul. Lamentablemente ninguno fue agraciado con los votos necesarios para competir de manera sólida por la nominación presidencial. Por eso, algunos amigos se burlaban y decían que ninguno tenía oportunidad porque eran malos. También difiero. El estado de Utah fue el mayor creador de empleos cuando Huntsman fue gobernador del 2005 al 2009. También Huntsman fue embajador en China.

En el caso de Paul, es el un doctor especializado en obstetricia y ginecología y es Representante por el decimocuarto Distrito de Texas en la Cámara de Representantes. Forma parte del Comité de Asuntos Exteriores,  del Comité Económico Mixto, del Comité de servicios financieros, es presidente del Subcomité de Política Monetaria Interior y fue el único precandidato presidencial del 2008 que hizo lo correcto al votar en contra de la Resolución de Guerra de Iraq en el 2002.

Hace poco leí un dicho que decía: “Popularidad no es un indicativo de calidad.” O sea, que la mayoría también se equivoca. Miren el caso de George W. Bush. Y a veces acierta; como en el caso de Bill Clinton.

Ya más cerca de mí, está el caso del presentador de deportes de NBC6. (El canal donde laboro ‘Telemundo 51’ está junto a ‘NBC Miami’ en el mismo edificio.) Pues resulta que Joe Rose, es un presentador carismático que hace muy bien su trabajo. Tiene un programa de radio de gran audiencia y es tremenda persona. Pero hay un detalle: Joe nunca ha ganado un premio Emmy. ¿Eso hace que Joe no sea bueno en su trabajo? Por supuesto que no. El es un gran profesional.

Un político inteligente y con buenas intenciones puede que no gane elecciones grandes. Como puede ser que alguien muy bueno no se gane un galardón en lo que trabaje. Está demostrado, para ser bueno, no se necesita tener un premio.

http://www.twitter.com/carlosmaxwell