Por: Carlos Maxwell

–  Junto a otros compañeros de trabajo, frecuento un restaurante de comida asiática que queda cerca del canal. En el lugar, laboraba una chica colombiana muy amable. Un día voy con mi amigo Matías y mientras hacíamos la fila, la muchacha colombiana se nos acerca y nos saluda muy amablemente. Tras el saludo, escuché a un señor decirle a la señora con la que almorzaba lo siguiente: -“They say hi to each other because they are Cubans.” O sea, en español eso significa: “Ellos se saludan porque son cubanos.” A parte de semejante disparate, la muchacha es colombiana, mi amigo si es cubano y yo dominicano. La ignorancia del señor, nos sigue causando mucha risa.

–   Una vez en mi natal República Dominicana, asistí a un evento donde estábamos reunidos miembros de los medios de comunicación. Yo juré haber visto a un gran periodista que se llama Rafael Molina Morillo. Días después de la actividad, el señor Molina, asistió de invitado a un programa matutino en el que yo trabajaba. Al verlo, le dije: -“Hola señor. Lo vi en la actividad aquella. La verdad que fue muy buena.” A lo que él me contestó muy seriamente: -“Yo no asistí.” En ese momento se me quería caer la cara porque realmente él no fue a ese evento.

–   Un día mientras trabajaba en el programa “El Gordo de la Semana” en mi natal República Dominicana, dije que el atleta dominicano Félix Sánchez había ganado una “presa” de oro. Al decir esto, el gran Freddy Beras-Goico, que en paz de descanse, me corrigió en el aire y me dijo: -“Es presea. Se dice presea.” Desde ese momento aprendí la lección. Es presea. Don Freddy también tenía la peculiaridad, de agarrarle las nalgas a uno mientras hablaba en la televisión. Dizque para que botáramos el miedo decía él. La verdad que fue un honor y un placer haber trabajado con esa gran figura de la televisión dominicana.

Hay tantas cosas curiosas que me han pasado. Las seguiré compartiendo con ustedes por este medio.

http://www.twitter.com/carlosmaxwell