Por: Carlos Maxwell

 Siempre he opinado que Albert Pujols debió permanecer en la organización de los Cardenales de San Luis de por vida. Lo veía así, pues ese equipo fue el que lo “descubrió” y le dio la oportunidad de mostrar su talento en el ámbito profesional.

 Pero hoy, que se anunció su acuerdo y al conocer más detalles; puedo decir que fue correcta su decisión de unirse a Los Angeles Angels of Anaheim.

 ¿Por qué? Aquí explico:

 –  Primero. Pujols tiene 31 años de edad. Cuando esté en la etapa final de su carrera no va a tener la misma agilidad defensiva. Por lo que podrá ser bateador designado ahora con los Angelinos en la liga americana.

–  Segundo. Pujols no podía dejar pasar esa oferta. 254 millones por 10 años en un gran mercado como Los Angeles es algo que no se puede rechazar. Es un lugar con una comunidad latina muy grande y un clima muy diferente (para bien) al de Missouri. Además, la unión no le iba a permitir que rechazara.

 –  Tercero. Los Cardenales no tienen los recursos para mantenerlo. Aunque ahora va a existir una gran nostalgia en St. Louis, a largo plazo es mejor no tener al pelotero. ¿Por qué arriesgar otros departamentos como el bullpen, pitcheo abridor por el hecho de quedarse con Pujols? No vale la pena. Además, Pujols le dio once buenos años a los Cardenales con quienes ganó dos series mundiales. No se puede pedir más. Usted no se puede comprometer a comprar lo que no puede pagar.

 –  Cuarto. Todo el mundo salió ganando. Ganó Pujols por obtener un gran contrato y la oportunidad de ser bateador designado en el futuro. Ganó el dueño de los Angels Arturo Moreno porque obtuvo a un gran jugador y en términos de negocios fue una gran transacción. Y aunque a corto plazo no se vea, a largo plazo es mejor para St. Louis el no tener que sacar de su nómina 22 millones adicionales por año (que era lo que ellos ofrecían).

 Aquí, todos ganaron. Fue una buena decisión la de Pujols. Y el dueño de los Angelinos Arturo Moreno seguro tiene una gran sonrisa. El hombre, “se robó el show.”

 Posdata. No se le puede echar la culpa a los Cardinals por no haberse quedado con Pujols. Ni al jugador por haberse marchado. Ahora, si tenemos que ver que a principios del 2010 los Cards le dieron a Matt Holliday un contrato de 7 años y  120 millones. ¿Qué debieron esperar y concentrarse en el pez gordo? Quizás. Ese contrato es el que se pudo haber metido en el medio para no quedarse con Pujols. Pero en ese momento, ellos consideraron que era la mejor decisión. Y es así, el hombre es él y su circunstancia.

 www.twitter.com/carlosmaxwell