Por: Carlos Maxwell

Vive en el oeste, en una torre de Marina del Rey. Se levanta cada madrugada a las 3, con ganas de seguir de largo. No sabe a quién engaña, si a la vida o a sí misma. Solo sabe que se siente sola, aunque se escape a Santa Bárbara los fines de semana.

Ahí está ella, la colombiana, la pelirroja, extrañando el café de su natal Barranquilla. Ahí está ella, la colombiana de piernas largas, extrañando el café que hace mamá. Y se pregunta: ¿cuándo volveré a mi sitio habitual?

Trabaja en un programa de tv, que los ejecutivos dicen que todos ven. Bien tempranito, en la mañana, entrevista a los que se creen estrellas. Le roba un poco de vida ficticia a Hollywood y otro poco de “relax” a Santa Mónica, para poder combatir la soledad.

Ahí está ella, la colombiana, la pelirroja, extrañando el café de su natal Barranquilla. Ahí está ella, la colombiana de piernas largas, extrañando el café que hace mamá. Y se pregunta: ¿cuándo volveré a mi sitio habitual?

Ella quisiera volver a casa y estar junto a los suyos; pero por otro lado siente que está cumpliendo lo que creía eran sus sueños. Ella quisiera volver a casa y ganar el dinero que gana en USA. Cosa imposible, al menos por el momento.

Ahí está ella, la colombiana.

http://www.twitter.com/carlosmaxwell