Por: Carlos Maxwell

Como el llamado “Big Papi” David Ortíz, es por el momento el líder de cuadrangulares de la Liga Americana, tuvo la oportunidad de escoger a los iban a participar en la competencia de jonrones en esa liga. Ortíz, no sé si adrede o sin darse cuenta, escogió a dos dominicanos y a un mexicano. O sea, en el lado de la americana participaron tres dominicanos y un mexicano. Todos latinos.
 
Esta participación, me llamó mucho la atención pues tanto la sede de la competencia así como el juego de estrellas, es en Phoenix, Arizona. Si, en Arizona. El mismo lugar donde existe una ola antiinmigrante, donde se aprobó la ley SB1070 que criminaliza a los inmigrantes sin documentos y va más allá. Es la ley que impulsó la gobernadora Jan Brewer que convierte en delicuentes a los extranjeros que no tengan en órden sus documentos. Es una ley racista. Solo por parecer extranjero te pueden pedir tus documentos.
 
Pues bien, ayer lunes 11 de julio, el inmigrante Robinson Canó ganó la competencia de jonrones. Le ganó en la final al mexicano Adrian González. Así mismo. La final del “Homerun Derby” fue entre dos inmigrantes. Esa es la mayor prueba de que este es un país de inmigrantes, un país de oportunidades. No un país de leyes obsoletas que nos llevan a una época pasada de tiempos ya superados.
 
Sin querer o no, David Ortíz mandó un mensaje.