Por: Carlos Maxwell

Adriano agarró el bolígrafo que se robó en un hotel en el que se hospedó en New Orleans y le escribió la siguiente carta a Cristina.

Apreciada Cristina:

Si juegas conmigo, hablo contigo cuando se te antoja, haces crecer suposiciones en mi cabeza. ¿Por qué no yo a ti?

Estás muy presente en los mensajes de texto. Esos no faltan. Mensajes muy bonitos por cierto. Pero contactarte en el lapso de 9:00 a 10:45 de la noche es tan imposible como sobrevivir la caída desde un piso 29.

No sé qué diablos haces en ese tiempo, pero nunca doy contigo. Tus excusas son diversas. Te llamo a las 9 de la noche y no contestas. Luego, a las 10:45 me escribes y me dices que era que te estabas dando un baño. Al otro día te llamo a las 10, y tampoco me tomas la llamada. Cuando te digo lo mal que me siento por no haber escuchado tu voz, me mandas por texto una carita triste (: y punto.

Otro día, me suspendes una cita a las 9:08 de la noche por el celular también, cuando hacía media hora que había hablado conmigo. Alegas por el mensaje, que es muy tarde y que mejor nos veamos mañana. A los pocos minutos te marco, y no me contestas. Entonces, justamente a las 10:45 me llamas, y por supuesto que no contesto. “Quien a hierro mata, no puede morir a escobazos”, -pienso.

No sé qué diablos haces de 9 a 10:45. No tenemos algo serio para reprocharte. Pero me gustas. Veo futuro aquí.  Futuro que se va a destrozar porque no sé cuál es el milagro de 9 a 10:45. Sabes que siempre te contesto y si no puedo te devuelvo. Porque si uno está interesado en alguien, siempre está disponible para esa persona.

¿Qué haces en ese tiempo? He pensado tantas cosas. Por eso hablo de las suposiciones. ¿Ver novelas, ver alguna serie, será que también sales con otros, estás con alguien, hablas con tu ex novio, es el tiempo en el que le rindes cuenta a tu jefe, lees, escribes, qué será?

Me muero de la curiosidad. Esa vaina, me está matando.

Atentamente,

Adriano

Posdata. Se acabó el relajo. ..ño.

(www.twitter.com/carlosmaxwell)