Por: Carlos Maxwell

Dame un beso que sepa a cigarro y a tabaco. Tú con tú Camel Fresh y yo con mi Arturo Fuente. Dame el diploma que me gané por haber roto aquel record Guinness por quererte tanto. Regálame la silla de aquel restaurante español en dónde estabas sentada cuando te robé ese primer beso.

Dame el pasado para echarlo a un lado y reciclarlo. Dame el presente y el futuro que ya yo soy todito tuyo. Regálame otra vez esa mirada que mata, esa sonrisa que me compra y bésame como siempre.

Dame el vino de tu boca y no te inhibas de aparecerte en casa a cualquier hora. Dame un beso enfrente de todos; y cuando hablen, dame otro.

Mírame otra vez con ésos ojos misteriosos, que parecen que ocultan algo. Creo que es tu presencia, la que me causa esta timidez que no me deja decir las palabras exactas. Las que yo quiero gritar y no me atrevo. Ya por favor, dame, ese “te amo”.

http://www.twitter.com/carlosmaxwell