Por: Carlos Maxwell

Eres una sucia que anda rodando por las calles. Me llevas y me traes a lugares espectaculares y a veces a lugares desastrosos. No te importa pisar cualquier cosa. Ruedas y ruedas y cada vez estás más sucia.

Cuando te conocí, me dije; -“Es sólida, es buena, vale la pena”. Pero en la noche de hoy me has demostrado lo contrario. Fuiste una traicionera bandida. A pesar del poco tiempo, me has abandonado. Hoy debo de pagar por tu falta de calidad. Sucia.

Me has dejado plantado. Varado en el camino. Nadie te merece. No vale la pena que alguien te tenga. No sirves, no funcionas, eres terrible y sobre todo sucia.

Eso va para ti. A ti misma, goma pinchada, llanta explotada.

Posdata. Era de madrugada cuando salía del canal. Y ahí, en medio de la noche, la goma explotó. A mala hora.

Cortesía: Getty Images