Por: Carlos Maxwell

Ya es hora de que hablamos claro. Ya es hora de que me quite la máscara. Me cansé de mentir. Cuando te digo que ando con mi amigo Peter es falso. A veces sí, pero en aquellas noches donde tu sexto sentido se manifiesta en su máximo esplendor, no. Peter no es el que está conmigo. Tienes razón.

Peter existe, pero no existe; Peter es María, Peter es Josefina, Peter es Elizabeth. Peter no existe, pero si existe, y no necesariamente en mis andanzas callejeras.

Peter existe, en las reuniones de amigos, en los “asados” que hacemos con la familia, en el dominó y cuando vamos a jugar beisbol. Pero cuando me desaparezco y soy feliz, no. Siempre meto la excusa de que estaré con amigos incluyendo a Peter.

Peter existe, pero no existe. Peter es María, Peter es Josefina, Peter es Elizabeth. Todo, depende el día.