Por: Carlos Maxwell

La gente dice que Juan está loco. Un buen día Juan decidió viajar lejos, muy lejos y solo. Dijo que se iría a llorar por seis meses. Cuando le preguntaron el por qué, atinó a decir que lo haría para sufrir por adelantado la muerte de familiares y amigos que aún vivían. Juan lloraría por ellos en ese momento para no hacerlo cuando pasara. “Cuando mueran seguiré mi vida tranquilo, porque ya los habré llorado antes”, -dijo.

Juan le deseó “Feliz Navidad  y Próspero Año Nuevo, Feliz San Valentín, Feliz Día del padre o de la madre (los que fueran) y Feliz Cumpleaños” siete veces a todo el que conocía. Cuando le preguntaban el por qué hacía eso; Juan afirmó que así se adelantaba siete años y que dentro de ocho entonces volvería a felicitar. “Evito esa parsimonia”, -dijo.

Muchos creen que Juan está loco. Otros, en su minoría, consideran que realmente Juan es cuerdo, y en exceso.