Por: Carlos Maxwell

Los dos primeros meses del año se fueron como en dos semanas. Llegó Marzo; así como si nada.

¿Dónde quedarán las metas que nos propusimos al inicio del año? ¿Ya se nos olvidaron, hemos cumplido algo, estamos en camino a lo prometido?

En mi caso particular me tracé metas. Siempre las tengo sin importar el mes. Las puedo tener Enero, en Junio, en Septiembre, en Noviembre. No importa si es el inicio del año o no. Es que debe de ser así. Pero lo numérico a veces anima a ciertas cosas. Nuevo año, nueva vida, nuevo todo. Bueno, en ocasiones casi siempre todo sigue igual. Esta vez, sí me propuse metas al principio del año. A veces hay que cambiar la rutina. Ya cumplí una de mis propuestas. Me quedan otras. Y al ver que llegó Marzo me animo a mí mismo diciéndome que tengo que agilizar; que después se va el año.

Llegó Marzo. En este mes inicia la primavera. Es en Marzo cuando comienzan los partidos de pre-temporada de las grandes ligas. Fue en un mes de Marzo, siendo niño, la primera vez que visité Nueva York. Fue en un Marzo, que empecé a trabajar por primera vez en la televisión de Estados Unidos.

Espero que este mes me dé el impulso que me dio Enero. Un Enero que se fue. Que por ser el primer mes del año no significa que sea precisamente el más productivo. Ojalá que todos sigan teniendo el ánimo del primero de Enero. Pero ahora en Marzo.

Llegó Marzo, caramba. Llegó Marzo.