Por: Carlos Maxwell

Estimado Eldrick Tont (Tiger):

En el comunicado que leíste en Ponte Vedra quedaste muy bien. Presentaste disculpas con mucha seguridad y la verdad es que tuviste pantalones al pararte frente a las cámaras para esa comparecencia. Te felicito también, por pedirle a la prensa que dejen en paz a tus hijos a tu esposa.

Por otro lado, creo que tus fanáticos, amigos, colegas y la prensa no se merecían una disculpa de tu parte. Eso es un asunto personal. Es un problema que solo le acata a ti y tu familia. A más nadie. Debiste pararte ahí, y decir que es un problema de tu familia y tuyo, que te dejen en paz y que más nunca hablarás del tema. Que si te preguntan en alguna rueda de prensa o en una entrevista, ahí mismo la das por terminada. Y punto.

No te voy a juzgar por lo que hiciste. Pues nadie es perfecto. Lo lamentable es ver como otros sí te juzguen. Por ejemplo, algunos de tus colegas dicen sentirse “decepcionados” y que no “esperaban eso de ti”. Son una partida de hipócritas que te envidian y que de seguro hacen lo mismo con la diferencia de que no han sido descubiertos.

Es que vivimos en una sociedad que juzga, donde los medios de comunicación sacan el dedo acusador instigando los chismes de patio. Donde los reporteros y presentadores que anuncian la noticia con malicia, son tan imperfectos como tú, como yo, como todos. Porque como dijo Gabriel García Márquez, “todos tenemos una vida pública, una vida privada y una vida secreta”.

Tiger, es entendible que en este momento difícil quieras estar alejado del golf. Cuando regreses, espero que vuelvas con una victoria y que sigas tan exitoso como siempre. Regresa pronto. Con tu ausencia las audiencias por televisión han disminuido en más de un 30 por ciento. Por otro lado, un estudio de la Universidad de California citado por la agencia Reuters, eleva las pérdidas totales por tu ausencia en 12 mil millones de dólares. El golf te necesita, pero sabemos que tu familia es la prioridad.

Sigue hacia delante Tiger y no le hagas caso a los chismes.

Los mejores deseos,

CM