Por: Carlos Maxwell

Existen diferentes teorías en cuanto a “leyes” de situaciones en la vida. “La ley del desapego” de Deepak Chopra, y “la ley de la atracción” por poner dos ejemplos. La primera señala que para adquirir cualquier cosa en el universo físico, debemos de renunciar a nuestro  apego a eso que queremos. Y la “ley de la atracción” alega, que atraemos a personas y situaciones acordes a nuestro tipo de pensamiento.

Pero hay otra situación por la que atravesamos los seres humanos, al menos la mayoría, y que todavía no tiene un nombre. Cito algunos casos.

Por ejemplo. Una persona está buscando un trabajo de manera desesperada. Por más que busca y busca no aparece algo. Pero, tan pronto logra encontrar un posible empleo, aparecen otros más que lleva a la persona a la confusión y a veces hasta a la indecisión. Todo llegó junto.

Otra caso. Alguien desea tener una relación sentimental seria. No encuentra a la persona ideal y siente que está en una mala racha. De repente aparece alguien, y luego otras posibles futuras parejas que se atraviesan en la vida de uno. iQué dilema!

Estos casos son muy comunes en muchas otras situaciones de la vida. ¿Tendrá esta ley un nombre? ¿A qué se debe eso? Recuerde, y estoy seguro que ha pasado por situaciones similares aunque no necesariamente en los mismos aspectos.

A esa “ley”, hay que buscarle un nombre.

Posdata. Es que a veces todo lo bueno llega junto. Y todo lo malo también. Por eso hay quienes dicen: “Disfruta los buenos momentos que los malos vienen solos”.