COI Por: Carlos Maxwell

Cuando Barack Obama fue elegido presidente de los Estados Unidos, de inmediato pensé que Chicago sería seleccionada para montar los Juegos Olímpicos del 2016. ¿Por qué? Bueno, por la gran campaña de mercadeo que tuvo, y porque se le veía como una celebridad de moda. Yo lo daba como un hecho: Chicago 2016.

Pero, en la realidad, no fue así. Miembros del Comité Olímpico Internacional  se sintieron irrespetados porque el presidente Obama viajó a Copenhague y solo estuvo por cuatro horas para cabildear por los juegos. Ellos sintieron eso como una medida demasiado “calculada” y que el presidente se apoyó mucho en su fama.

Por otro lado, los miembros del COI, vieron el esfuerzo que tuvo Brasil con su presidente Lula Da Silva a la cabeza. España andaba con los Reyes, el primer ministro José Luis Rodríguez Zapatero y hasta con el líder de la oposición Mariano Rajoy. Y ellos sí dedicaron tiempo para este asunto.

Ahora, si nos ponemos a pensar con la cabeza fría, Chicago era la candidatura menos atractiva. ¿Por qué perdió Chicago? Bueno, primero porque hubo problemas desde el principio con los asuntos de derechos de televisión y repartición de ingresos. Eso creó tensiones entre el Comité Olímpico Internacional y el Comité de los Estados Unidos. Esa tensión definitivamente afectó a la ciudad de los vientos.

 Chicago 2016

Segundo. La crisis económica del país. Aunque el comité organizador de Chicago 2016 manifestó que los fondos iban a salir del sector privado, comoquiera hubo cierta inseguridad debido a la crisis.

Y tercero, las demás candidaturas tenían mejor plan.

Por ejemplo Tokio, a pesar de la impopularidad de los juegos entre sus ciudadanos, presentaba un plan económico atractivo que fue hasta elogiado por el Presidente del COI Jacques Rogge. Pero tenían la desventaja de que los juegos ya se habían celebrado en Asia con Pekín 2008 apenas dos olimpiadas anteriores. Al COI le gusta hacer rotación entre continentes.

Por su parte Madrid, contaba con el 75 por ciento de la infraestructura ya construida. El plan económico era atractivo, contaba con el apoyo de los residentes y los juegos de Barcelona fueron un éxito. Solo basta decir que se crearon más de 300 mil empleos tras esos juegos de 1992.  

Y Río de Janeiro, la ciudad que ganó la distinción, a parte del apoyo arrollador de la población y todos los miembros que viajaron a Dinamarca, presentaba el mayor presupuesto para montar el evento. El presidente Lula Da Silva montó su campaña de “si se puede” argumentando que Sudamérica nunca había celebrado unos Juegos Olímpicos.

Celebración en Rio de Janeiro. 2 de Octubre 2009.
Celebración en Rio de Janeiro. 2 de Octubre 2009.

Otro punto a favor que tuvo Brasil, fue la presencia de figuras estelares en Copenhague. Junto al presidente Lula, estuvo el gran Pelé y hasta el escritor Paulo Coelho.  Estados Unidos ya había mandando a la primera dama Michelle Obama junto a la presentadora de televisión y empresaria Oprah Winfrey. Pero creo que en ese sentido necesitaban más apoyo. Por ejemplo debieron pedirles a figuras como Bill Clinton, Michael Jordan, Scottie Pippen y Tiger Woods que acudieran a dar su apoyo en la capital danesa. Eso le hubiese dado un gran impulso a la candidatura. Y creo que con esas figuras presentes, hasta hubiesen ganado la sede.  Pero faltó ese “extra”, faltó esa unión que tenían Rio y Madrid.

Posdata. Es increíble ver las diferencias entre dos países en situaciones como éstas. En España lloran el hecho de que no pudieron montar los juegos. Y los Reyes, el primer ministro Rodríguez Zapatero y Rajoy son vistos como héroes que hicieron todo lo posible por obtener la sede. Aquí en Estados Unidos, critican a Obama porque no obtuvieron la sede a pesar de su viaje. Si no hubiese ido, también lo hubiesen criticado. Señores eso es algo normal. Uno entra y tres se queden fuera. Tan simple como eso. Ni el primer ministro japonés Yukio Hatoyama, ni Zapatero han recibido críticas por la derrota. Los que deseaban los juegos lloran con ellos. En mi estadía de estudios en Barcelona, recuerdo como la gente salió a la calle a protestar por los ataques del 11 de Marzo del 2004, y hasta castigaron en las urnas al Partido Popular por darle su apoyo a Estados Unidos en la guerra de Iraq. Allí el pueblo se unió. Eso, creo que le falta a Estados Unidos. Más unión y menos “necedad” y circo mediático.