Por: Carlos Maxwell

El abierto de tenis de Estados Unidos del 2009, nos trajo dos historias impresionantes.  La de la belga Kim Clijsters y la del argentino Juan Martín del Potro.

Por un lado Clijsters,  de 26 años de edad, ganó el torneo después de más de dos años de ausencia fuera de la competición. Clijsters, estuvo ausente debido a que se casó y tuvo una hija. En la final derrotó a Caroline Wozniacki, y hasta ella misma se sorprendió de haberse llevado el título.

Así reaccionó del Potro cuando ganó

Y por el otro lado tenemos al nativo de Tandil Juan Martín del Potro, quien ganó su primer grand slam tras vencer nada más y nada menos que a Roger Federer en la final. Ese 14 de Septiembre, marcaban exactamente los 2,200 días que tenía Federer que no salía derrotado en ese torneo. Lo había ganado por cinco años seguidos. Pero el joven de 20 años (cumplió 21 el 23 de Sept.) rompió esa racha y se convirtió en el segundo argentino en la rama masculina que lo gana. Guillermo Vilas lo logró en 1977. Es el tercer argentino a nivel general que resulta victorioso, pues Gabriela Sabatini salió airosa en 1990.

Lo que más me impactó fue la sencillez y la humildad de del Potro. Cuando derrotó a Rafael Nadal en semifinales, hasta le presentó disculpas al público porque argumentó que “él sabía que la afición estaba presente para ver a Rafa”.

Y el día que ganó el campeonato, lloró de la alegría, y dijo que se le hizo un sueño realidad, pues el US Open es su favorito. También agregó después del juego y en televisión nacional; que él quisiera ser tan grande como Federer. Pero que sabe que le falta mucho. O sea, eso se llama humildad. Lo había acabado de derrotar, pero lo admiraba. Es su ídolo. Ese muchacho tiene un gran corazón. Que siga hacia delante.

Posdata. Me dio mucha rabia al ver como el reportero de CBS Dick Enberg le negó a del Potro hablar en español después del juego. Juan Martín de forma muy educada le preguntó: “Can I say something in spanish? (¿Puedo decir algo en español)”, –pero, Enberg se negó argumentando que ya no tenían tiempo. O sea, estamos hablando de un match que duró más 4 horas después de cinco sets. ¿Qué diferencia harán unos segunditos más? Enberg hasta fue criticado por los principales diarios de Estados Unidos, especialmente por el New York Times. Luego, después de la presentación de un auto, el joven le volvió a preguntar amablemente y en voz baja, y fue cuando el reportero accedió. En ese momento y hablando en su idioma, del Potro se emocionó al decir estas palabras: “(Quiero) Agradecer a mi equipo. La verdad que sin ellos estos es muy difícil hacerlo. A todos los argentinos que están acá, y en especial a mi mamá, a mi papá, a Julieta, a mis abuelos y a todos mis amigos y mi gente que me apoyó todo el tiempo. Esto es para ustedes”.

Así recibieron a Juan Martín en su natal Tandil el 17 de Sept.