Hay empleados que se ganan la confianza de los superiores en base a contarles los chismes y a lamberles. Esos son los mediocres y adulones. Los que se la ganan en base a su trabajo, son los realmente profesionales.