Por: Carlos Maxwell

Por ahí andan los reyes de la rutina. Los amantes de las tradiciones obsoletas y el protocolo sin medida. iCuánta hipocresía!