Alex RodríguezPor: Carlos Maxwell

Vuelvo a tocar el tema de Alex Rodríguez porque el mismo vuelve a estar sobre el tapete por la publicación de un nuevo libro sobre el beisbolista. Que si Alex tomó esteroides cuando estaba en la secundaria y con los Yankees, que un ex compañero vio en él algunos cambios físicos que eran como consecuencia del uso de sustancias prohibidas, que el jugador dejaba un 15 por ciento de propina en  un restaurante. Pero, ¿y qué es esto? ¿De qué sirve? ¿Por qué no se habla mejor de la disciplina de Alex, en la calidad de jugador que es, y de su rápida recuperación después de haber sido operado?

A parte de informar, entretener y guiar, la televisión también es un negocio. Como lo son los discos de los artistas, las revistas y los libros. Si usted escribe un libro por querer expresar ideas que le han surgido, o para guiar a la población sobre un tema, o para tocar hechos históricos, entonces está valorando ese arte. Pero si es para ser oportunista, para buscar dinero porque sí, y no como consecuencia de un trabajo profesional, entonces usted se burla de ese arte. Esa es  mi opinión. Y creo que la que “periodista” Selena Roberts está siendo una oportunista.

Me imagino que eso fue lo que quiso decir Alex Rodríguez, cuando en su proceso de recuperación en Tampa le preguntaron sobre el libro. “Yo no iré ahí”, -dijo un sonriente Alex. Me gustó su respuesta. Que no hable de eso, que no se rebaje y que siga repartiendo palos y mostrando la calidad de jugador que es.

Vuelvo y te lo repito. Sigue pa’ lante Alex, sigue pa’ lante.