Por: Carlos Maxwell

El hecho de que el equipo de la liga que gane el Juego de Estrellas en Grandes Ligas, sea el que tenga la ventaja de la casa para la Serie Mundial; es tan absurdo como que el senado tenga que ratificar a los funcionarios que nombra el Presidente de Estados Unidos. Entonces, ¿qué “power” es que tiene?

La primera ronda de la postemporada de las mayores debería ser quien gane cuatro juegos de primero en vez de tres, para que avancen los equipos que verdaderamente lo merezcan. Pero nada, eso tan ilógico, como que el candidato de un partido y hasta el Presidente, se escoja por número de delegados en vez del voto popular. O sea, podríamos tener un Presidente sin ser elegido por la mayoría.

El hecho de que Dale Murphy y Andre Dawson no estén en el Salón de la Fama, es tan irónico, como el hecho de que el puntaje de crédito baje cada vez que te lo chequean.

En la sala de emergencia de los hospitales nos dejan esperando 5 horas, y luego, desesperadamente, nos ponen un suero. ¿No nos hubiese pasado algo ya?

Le decimos al Doctor que nos duele la garganta, pero él nos examina las partes íntimas. Eso es tan estúpido, como la fecha del Clásico Mundial de beisbol; cuando todos los jugadores aun no están en forma.