Tigres del Licey
Tigres del Licey

Por: Carlos Maxwell

Antes de empezar a desarrollar mi idea debo de confesar que soy y siempre he sido fanático del Licey en la pelota dominicana. Pero esta pasada Serie Final, en la que “barrieron” en cinco juegos a los Gigantes del Cibao, fue una gran vergüenza.

El primer juego lo ganaron cuando en la carrera de la ventaja Ronnie Belliard ni tocó el plato al supuestamente anotar, y le cantaron Safe. En el segundo los Tigres ganaron en buena lid con marcador de 9 por 7. El tercero fue por forfeit, ya que los de San Francisco de Macorís abandonaron al terreno como protesta a la suspensión de Félix “el gatico” Martínez. Que por cierto los árbitros dieron la noticia apenas 20 minutos antes del juego.

El cuarto choque fue detenido en el séptimo inning debido a la lluvia. Y como el Licey estaba ganando 2 por 1, entonces fue oficial y salieron victoriosos. Esa regla la deberían prohibir en las series finales. Se debería seguir con la acción, no importando el inning si se trata de una final y si la ventaja no es muy grande. En el quinto encuentro, los dirigidos por José Offerman necesitaron 5 horas, 20 minutos,  12 episodios y un hit de oro de Anderson Hernández para ganar 4 por 3 y obtener su vigésimo campeonato. O sea, en solo dos de los cinco partidos los azules ganaron de forma convincente.

Lo demás; una jugada mal cantada, un forfeit, la lluvia y la indisciplina. Estos y otros factores, hicieron que esta serie final estuviera deslucida.

Hay que tomar en cuenta que el equipo campeón no tiene culpa de todo eso. Pero definitivamente, la situación ha empañado la imagen del beisbol dominicano.