Con Sammy SosaPor: Carlos Maxwell

Lo que hicieron los Cubs de Chicago fue un atrevimiento. Resulta que el equipo de la ciudad de los vientos, le asignó el número 21 que utilizaba Sammy Sosa, a su nueva adquisición Milton Bradley. No quiero menospreciar la calidad de jugador que es Bradley, pero creo que a los Cachorros se “les fue la mano”.  Ese número, ellos debieron conservarlo y retirarlo cuando Sammy dejara definitivamente el beisbol. Asignarlo, más que un atrevimiento, fue una falta al respeto hacia el dominicano.

Sammy ha sido grande en todo el mundo, y en Chicago tenía el nivel de popularidad tan elevado como el de Michael Jordan. El jonronero le dio vida a ese equipo, donde disparó un total de 545 bambinazos en doce temporadas, convirtiéndose en un verdadero ídolo.

Aunque las cosas no terminaron bien entre Sosa y los Cubs, creo que sus logros no deben ser ignorados. Además, algún día tendrán que hacer las paces.

Sammy merece respeto, y el número 21 le pertenece. Esa asignación fue una puñalada en la espalda para Sammy y para el mundo del beisbol.