Por: Carlos Maxwell

Los artículos de este blog son la consecuencia de una inspiración que me puede nacer en cualquier lugar. Mientras manejo al trabajo, en el supermercado, cuando me baño, en la oficina, en el cine, donde sea. Yo nunca me siento al frente de la computadora dizque para ver si me nace la inspiración. “Escribe de tal cosa”, -a veces me dicen algunos conocidos. Y siempre les contesto lo mismo: “Es que no me he inspirado a escribir sobre eso”.

Tiene que ser muy duro para una persona que por su trabajo, tenga que redactar un artículo diario de opinión. Por eso las fechas de mis publicaciones a veces no son consistentes. Puedo durar un mes sin escribir, y llegan días en los que redacto hasta diez artículos.

Por ejemplo, el primer artículo de estas “Vivencias de Beijing” lo escribí en el hotel allá en Pekín. Los demás los escribí en el avión de vuelta a Estados Unidos. Todo estaba almacenado en mi cabeza. Y en ese trayecto de más de 12 horas, saqué mi “laptop” y a redactar se ha dicho. Fue como vaciar un cd a la computadora.

Una vez en Miami mientras iba colocando los artículos en el blog, me di cuenta que casualmente y sin planearlo, tenía 8 artículos. O sea, los Juegos Olímpicos de Beijing fueron inaugurados el 8/8/8 porque ese número es de buena suerte para los chinos.

Pero tenía 8 artículos incluyendo aquel que no estaba seguro si publicaría. Al final no lo publiqué. Lo hice por respeto. No hablaba mal de nadie, pero creo que a la larga era mejor callarme algunas cosas.

Luego, sin calcularlo, me inspiré a escribir sobre mi inspiración (valga la redundancia).

Y en total estas Vivencias de Beijing fueron contadas en 8 artículos. El que no publiqué por ahí sigue almacenado. Quizás algún día lo publique. ¡Quién sabe!