Por: Carlos Maxwell

Se extraña a la coordinadora del transporte Sandy. Una china a la que siempre saludábamos con un escándaloso Sandyyyyyy.. A ella se le aguaron los ojos cuando se despidió de nosotros. Extrañaré los servicios de April en el bar del hotel, que se llamaba 98 y nosotros siempre decíamos el número equivocado. Las ocurrencias del interno Matt. Es tan tranquilo y tan ocurrente a la vez.  (Matt you’re awsome).  Cuando Matt estaba de rumba, nos escribía un mensaje de texto para ver quien se quedaba hasta más tarde. La sonrisa de Blessing. No hay nada que caiga mal de esta niña. Las ayudas de Tamara. Los cubanos que nos encontrábamos en los bares. Los fanáticos que sin ninguna pena hablaban delante de la cámara y decían cada locura. Los deportistas humildes.  Las chicas del hotel que solo sabían decir en inglés: “bien, gracias”. Si le preguntabas más de un “How are you” se frisaban. Las risas estuvieron a la hora del día.