Aqui estoy con las mascotas en China.
Aquí estoy con las mascotas en China.

Por: Carlos Maxwell

 

 

 

Un amigo en Phoenix, Arizona, fue quien primero me habló de la posibilidad de que yo fuera a las olimpiadas. Yo estaba en proceso de pasar a Telemundo y él me recordó quien tenía los derechos de los juegos. Una vez en Miami, otro gran amigo, me comentó que él estaba seguro de que yo iría a China. Yo ni pensaba al respecto.

 

Luego, a finales del 2007, mi jefa me comentó de la posibilidad de yo asistiera a los Olímpicos. Días después ese comentario se hizo realidad. “¡Qué emoción!”, – me decían algunos. “Te envidio”, me confiaban otros. “Esa será una gran experiencia”, -escuchaba por otro lado. Tengo que confesar que después de recibir la noticia yo no estaba tan entusiasmado. No porque tenía que asistir a los juegos, sino por la gran cantidad de trabajo que se me echaba encima antes de mi partida. Tenía que dejar reportajes hechos, tenía que armar historias para los noticieros de otras ciudades, y a parte de eso, estaba mi trabajo diario de presentador de deportes.

 

Eran muchas responsabilidades. Una vez superadas, cosa que nunca imaginé que pasaría; llegué a Beijing. Y ahí estuvimos. Fue una gran experiencia. Conocí mucha gente. Tras el regreso, he apreciado el viaje.