Lo que ha hecho la gerencia de los Phoenix Suns encabezada por su gerente general Steve Kerr es lo que se llama un gran disparate. A parte de haber dejado ir jugadores claves para el equipo; hicieron lo que puede ser una de las peores transacciones en la historia de la NBA. Conseguir a Shaquille O’ Neal. No lo digo porque dudo de la capacidad del Shaq. Si no, por que él no cabía en el sistema rápido de los Suns.

La mejor prueba está, en que el equipo promediaba más de 110 puntos por partido antes de que llegara el gigante. Y luego, promediaban menos de 90 unidades por juego. Antes que de que llegara O’ Neal, Phoenix estaba en la primera posición de toda la conferencia oeste. Pero luego, el panorama cambió y terminaron de sexto. O sea, apenas clasificaron.

Ya sabemos que el equipo del desierto tenía dificultad para derrotar a los San Antonio Spurs. Pero creo, que con el equipo que tenían podían finalmente vencer al conjunto Tejano. Su ex entrenador Mike D’ Antoni también estaba seguro de eso.

Por cierto, no sé como dejaron ir a D’ Antoni. El coach del año de la temporada 2004-05, guió a los Suns a obtener más de 50 victorias por cuatro temporadas consecutivas.  Esto, incluyendo dos campañas con más de 60 triunfos. Gracias a D’ Antoni, Steve Nash ganó dos premios de jugador más valioso. Gracias a D’ Antoni el equipo del desierto pudo despertar y sobresalir. Y Gracias a D’ Antoni, jugadores como James Jones, Boris Diaw, y Quentin Richardson, salieron del montón para convetirse en jugadores con un rol estelar.

Gran parte de esta plataforma creada por Bryan Colangelo, fue destruída por Robert Sarver, quien compró le compró el equipo a Jerry Colangelo en el 2004. Aunque los Suns se han destacado desde ese entonces, el problema vino con la llegada de Steve Kerr a la gerencia. Kerr, quiso cambierle su táctica a D’ Antoni. Una táctica que estaba funcionando. Los Suns podían derrotar en una serie larga a cualquier conjunto de la NBA. La única dificultad estaba con San Antonio. Pero la naríz rota de Steve Nash en los playoffs de la temporada 2005-06. Y las suspensiones de Amaré Stoudemire y Boris Diaw (por una estúpida regla) en la importante serie del 2006-07, no permitieron que el destino estuviera a favor de los Suns. Las decisiones de Steve Kerr tampoco ayudarán.