Por: Carlos Maxwell

 

Lo que le hizo el reportero Tom Farrey del programa E:60 de ESPN a Miguel Tejada es un irrespeto. Resulta que Farrey le sacó a Tejada en una entrevista, su acta de nacimiento original que obtuvo en Baní, República Dominicana. La misma dice que el campocorto dominicano nació de verdad el 25 de Mayo de 1974 y no del 76 como está registrado en los libros de los equipos de grandes ligas. 

 

Farrey, con un aire de Dios, le preguntó a Tejada su edad y al pelotero mentirle, le sacó el acta de nacimiento original. Tejada enojado se paró en medio de la entrevista y se fue. Bien hecho por el jugador. “Yo lo hice porque era un niño pobre y un entrenador me recomendó que hiciera esto”. O sea, al momento de Tejada ser firmado en Dominicana por los Atléticos de Oakland, él de verdad tenía 19 años y no 17 como había señalado. Era un muchacho muy pobre que solo estaba buscando su mejoría. ¿A quién le hizo daño con esto? Pues a nadie. Muchos peloteros dominicanos han hecho esto. Ya sea para que lo firmen antes de la edad debida, o para hacer creer que son más jóvenes. En la mayoría de las veces a estos muchachos les recomiendan que mientan en cuanto a su edad . Y ellos en medio de la pobreza, pues mienten con tal de conseguir su mejoría.

 

Lo que más me gustó fue la actitud de Ed Wade, el gerente general de los Astros de Houston equipo al que pertenece Tejada. “Tejada juega como si tuviera 25 años. Así que a nosotros no nos importa,” –apuntó Wade. Y agregó en tono de broma: “Todavía queremos saber la edad de José Cruz padre”. A los únicos que Tejada le tiene que rendir cuentas en el caso, es al equipo al que pertenece. Pues son ellos los que están pagando su dinero. Si ellos piensan así; ¿a quién más le tiene que importar la edad de Tejada?

Dejen a ese hombre tranquilo.