“Cierta dificultad en adaptarse a la realidad”. Así decía el informe que me hizo el sicólogo en el colegio cuando me iba a sugerir qué carreras yo podía estudiar.

No sé si era que yo me creía algo que no era, o qué. Pero de lo que sí estaba seguro era que quería dedicarme a la televisión. “Estudia Comunicación Social y aquí (en Santo Domingo), en la Universidad Católica. Creo que eso es para lo único que sirves”.

Aparte de eso saqué un 98 de 100 en aptitudes para la música, pero imagínense. Yo ni canto ni toco ningún instrumento. Saqué un 78 en aptitudes para la Administración y más de 90 para la Comunicación.

En eso de lo que “para lo único que sirves” creo que el sicólogo quizás tenía toda la razón. No es por decir que yo sirva o no en lo que hago. Eso lo determinan el público y los críticos sin veneno.

Pero lo que si les puedo decir es que esta carrera es lo único que me emociona.

Y aunque suene a “cliché” me siento afortunado de hacer lo que más me gusta. “¿En qué otra carrera puedes ser testigo de lo que pasa en el mundo y que encima te paguen por eso?” nos decía siempre a mí y a otros compañeros de trabajo en Dominicana el ex periodista Rodrigo Alonso.

Y agregaba: “Las personas que no están en esto tienen que comprar boletos para ir al estadio mientras que ustedes van gratis y aparte le pagan por eso. Tienen la oportunidad de entrevistar a los personajes que cambian el mundo. Sería muy aburrido estar metido en una oficina de 8 de la mañana a 5 de la tarde”.

En todo eso estoy de acuerdo. Pero no puedo negar que cuando decidí estudiar la carrera en un momento fue difícil para mí. Todo, porque en la sociedad que me crié, quizás lo más prestigioso es estudiar medicina, derecho, administración o ingeniería.

“Eso es de vagos y de gente que no sabe lo que va estudiar”, comentó una vez alquien cercano a mí, refiriendose a la Comunicación. Yo hasta pensé en un momento estudiar medicina. Pero luego me eché hacia atrás y seguí mis instintos. Pues me di cuenta que una carrera no es cuestión de prestigio, sino de hacer lo que más te gusta.