Buscar

Lo Que Nadie Dice

@CarlosMaxwell

Miradas que dicen mucho

Te saludan dizque con cariño. Pero en realidad te detestan. Te echan miradas que matan, llenas de odio. Tenemos el derecho de no caerle bien a todo el mundo. Pero la cosa es diferente cuando se trata de envidia y de odio. Se nota a la clara. 

No soportan que estés enfocado, que no pierdes el tiempo con chismes absurdos que no aportan. Que estás en lo tuyo y que te superas con ganas de comerte el mundo.

Miradas que matan. Te pasan por el lado sin pedir permiso. No soportan que no caes en sus juegos estúpidos, en la tentación de perder el tiempo.

Solo queda seguir adelante, entiendiendo que siempre encontrarás personas así en el camino. ¿Perdedores? 

Miradas que matan, que dicen mucho. Que vienen cargadas con deseos, de que desaparezcas. 

Mirar a la cámara y sonreír 

Mirar a la cámara y sonreír. Como si no hubiese otra pose en el mundo. 

Mirar a la cámara y sonreír. Aparentar felicidad y publicarla. Para luego ir a criticar a los que están a tu lado con otros que no están y que criticaste antes con los que están.

Mirar a la cámara regular, a la del celular, a la de la tableta y sonreír. Como si no hubiese otra pose. Como si una foto más artística te haría daño.

Miren a un lado y serios. Siéntate y mira al mar y pon una frase lapidaria. Muestra los bellos paisajes de la naturaleza mediante tu lente.

Mirar a la cámara y sonreír. ¿Y es que esa pose no se acaba? 

A veces siento que volveré

A veces siento que volveré. Que llegaré con una mochila llena de anécdotas.

A veces siento que volveré y que contaré todas las historias que he vivido.

Es como un viaje con pasaje de vuelta. 

A veces siento que volveré a la misma casa y que todos se sentarán y esucharán mis cuentos.

Contaré que siempre tuve paciencia, que hice lo que debía en el momento indicado, que he sido envidiado y hasta daré ejemplos sobre eso.

A veces siento que volveré, que leeré el Listín Diario en el comedor de la casa, que iré a jugar béisbol a la calle con pelotas de tenis después de que acabe El Chavo Del 8. Que manejaré por la Zona Colonial con seguridad y que al otro día me juntaré con amistades en una de las plazas comerciales de la Churchill. 

A veces siento que volveré y reflexionaré sobre todo esto, como si fuese un sueño, que no ha ocurrido. 

Al que más hace

Me he dado cuenta que cuando más hago, más me critican. 

Me imagino que por eso, muchas personas dicen que para ser exitoso, se necesita tener enemigos. Que el que siempre va “a la segura” y se conforma está bien con todos.

El hacer algo diferente, el dar más, el aportar cosas que se salen de lo habitual te puede dar grandes satisfacciones. Pero también te regala enemigos. 

Te critican porque haces, porque resuelves, porque buscas soluciones, porque actúas, porque sientes la pasión y porque quieres de corazón que todo salga bien.

“¿Con qué tipo de personas han trabajado esta gente?,” -me he preguntado tantas veces. No entiendo cómo muchos no entienden, que existimos personas que queremos hacer las cosas bien. Que queremos marcar la diferencia.

¿Será que no han sentido la misma pasión? ¿Será que no tienen el valor o el corazón de entender algo nuevo? ¿Será que se conforman con poco? 

A veces no entendemos ciertos compartamientos; pero luego, analizamos bien y todo se resume en una palabra: envidia. 

Desde fuera

Prepárate mentalmente y mírate desde fuera. ¿Qué haz hecho con tu vida? ¿Que pudiste haber hecho diferente? ¿Dónde estás y dónde deberías haber estado si hubieses tenido más fortaleza mental?

El día a día, la rutina, nos arropan y nos hacen esclavos. Hacemos lo mismo día a día. Sentarse en soledad a reflexionar, los viajes, las lecturas, ejercitarnos, nos pueden traer ideas de qué debemos de hacer.

La rutina puede ser buena o mala. Es lo que seleccionemos hacer lo que importa.

Reflexiona, respira profundo, analiza tu vida y mírate como un ser extraño. Piensa en las cosas que ese ser extraño ha hecho como si fuese otra persona. ¿Qué cambiarías? ¿Qué ejecutarías? 

Piensa bien, analiza, trata de hacer los cambios necesarios y manos a la obra. ¿Qué deseas? Bueno, ve y hazlo. Estás vivo. ¡A trabajar por ello! 

Cada quien a su casa

Por: Carlos Maxwell

Cuando acaba el circo mediático y cada quien vuelve a su casa, se calman las aguas.

Las familias de los protagonistas apoyan al que está de su lado. “Qué estúpido,” dirán algunos. “¡Qué abusador!,” dirán del otro lado. “Quizás debí haberlo manejado de otra manera,” piensa uno. Pero luego recuerda el irrespeto y se le pasa. El otro sigue creyendo que “se robó el show” y que lo que hizo estuvo bien.

Pero ese que sigue creyendo que lo que tenía en agenda estuvo bien, está equivocado. Muy equivocado. Se rebajó y le perdí el respeto como muchos otros.

Cada quien a su casa después de la tormenta. Uno que tiene la razón y el otro, en su burbúja de víctima, creyendo que la tiene. Pero sigue errado.

Twitter: @CarlosMaxwell

Querido Ico

Por: Carlos Maxwell

Querido Ico:

No hay que estar muerto para que le dediquen un artículo. De eso me convencí cuando entré aquella noche al gimnasio después de un día de trabajo.

Aunque tenemos mucho que no hablamos, quiero darte las gracias por haberme dado coraje y cierta dosis de “pantalones.”

Recuerdo aquellos días en Supercanal cuando decidimos ir a un evento formal lleno de empresarios y políticos. Fuiste al lugar con unos jeans rotos, tenis sucios y una camiseta que parecía que acababas de venir de jugar un partido de béisbol en plena calle al mediodía. “Mira cuantos hipócritas,” -me dijiste con una seguridad admirable.

Algunos te miraban con desprecio, otros extrañados y a otros le causaste gracia como a don Freddy Beras-Goico que en paz descanse. Con una sonrisa y como admirando tu seguridad y burla del evento social, don Freddy sonrió y nos saludó con mucho cariño.

Recuerdo aquel día en el canal cuando en tu primer cheque no te dieron lo prometido y saliste disparado por la puerta. El Director de Programación regañó al responsable, te presentó disculpa y te mandó a llamar para que regresaras. “Vaya cojon…,” -pensé dentro mí. Yo era apenas un joven que no acaba de cumplir los 20 años. Tenía mucho que aprender.

No sé cuál es tu preferencia política ni si la compartimos, ni estoy empapado de lo que has hecho con tu vida en el pasado reciente. Lo que sí te puedo decir es que de vez en cuando pienso en las cosas que hacías y que te daban a respetar.

Aunque no compartamos el mismo gusto en cuanto a Arjona, sí te quiero decir que el ser testigo de algunas de tus decisiones me brindó coraje. Hoy día me doy a respetar y considero que eso está bien. Que a veces hay que dejar lo seguro por seguir adelante, que en ciertas ocasiones hay que colocar una línea. La línea de respeto.

No sé de tus andanzas Ico. Solo te puedo decir, que esta noche en el gimnasio, me acordé de ti y tus locuras que inspiran.

Twitter: @CarlosMaxwell

¿Qué te hace pensar?

Por: Carlos Maxwell

¿Qué te hace pensar que perderás y que el mundo se te viene abajo? ¿Qué te hace pensar que esta vez fallarás si nunca has fallado?

Has superado las pruebas más difíciles, has estado en el fondo de donde creías que nunca saldrías y lo lograste. Conseguiste, con tu fuerza de voluntad, fortaleza mental y paciencia; lo que pocos hubiesen logrado. Si estás invicto, ¿qué te hace pensarás que esta vez perderás?

Solo siéntate, que ya hiciste lo que debiste, y deja que el universo conspire a tu favor. Llénate de tenacidad, paciencia y fuerza para superar esta prueba. Recuerda que otras situaciones han sido peores. Vive tu vida, haz lo que debas en el día a día y deja que las estrellas se alineen a tu favor.

Mírate en el espejo y confía en ti. Todo estará bien. Si estás invicto y tu estrategia siempre ha funcionado y en peores circunstancias; ¿qué te hace pensar que ahora será distinto?

Confía en ti, mírate al espejo y da como hecho; que volverás a ganar.

Twitter: @CarlosMaxwell

Todos somos actores, todos somos vendedores

Por: Carlos Maxwell

Cuando vamos a una entrevista de trabajo hacemos nuestro mayor esfuerzo por dejar claro que somos la mejor opción para la posición que deseamos. Nos vendemos y en cierta forma actuamos. El profesor de idiomas te dice en un principio que vas bien; y cuando se están acabando las clases, que hay que comprar nuevas, entonces te encuentra “los defectos” de tu acento para que compres más lecciones.

El presentador de noticias que estaba “muerto de risa” durante los comerciales, luego se tiene que poner serio porque va a informar de una nota triste. Está actuando si no le importa la noticia. Y antes de irse al corte comercial está vendiendo porque promociona lo que viene. Todos somos actores, todos somos vendedores.

El boxeador Floyd Mayweather desde meses antes de sus combates, empieza a crear controversias al mostrar en las redes sociales los ingresos económicos que posee. Es una forma de llamar la atención. Y de repente nos encontramos a personas que ni les interesa el pugilismo comprando sus peleas. Mayweather es primero un vendedor y luego un boxeador. No puede subir al ring si no tiene espectadores.

El artista que saca un nuevo disco; aunque lo deteste, debe de ir a dar entrevistas. Y debe “actuar” de cómo si se la está pasando bien. Es un vendedor por la promoción y actor porque muestra algo que no siente. Con muchos deportistas pasa igual.

Creo que para “vivir en sociedad” debemos en cierta forma ser vendedores y actores. Como los correos electrónicos corporativos hablando de logros. En la sociedad en sí, todos debemos de tener cierta dosis de hipocresía. Saludar a alguien que nos ha criticado, envidiado o molestado, trabajar con personas que sabemos que no se merecen la posición que tienen, lidiar con reuniones aburridas, dar un “buenas tardes” sin sentirlo. Es la vida.

Hay quienes no pueden ser tan actores y hablan o actúan como desean. A veces inspiran respecto, otra veces rechazo porque se van muy lejos con su sinceridad.

Creo que con un balance entre honestidad y “actuación,” podemos vivir felizmente en sociedad. Pero que quede claro: todos somos actores, todos somos vendedores. Hay miles de ejemplos.

Twitter: @CarlosMaxwell

Instagram: @CarlosMaxwell1

Blog de WordPress.com.

Subir ↑